Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

PRENSA VENDIDA: La libertad de expresión en México.

"Hay que formarse en la fila de los críticos, porque el coro  de la complacencia ya es muy amplio" LEONARDO CURZIO.


Desde sus inicios la libertad de expresión ha sido perseguida en México y desde entonces, siempre ha existido la prensa vendida. En el siglo XIX, por citar un ejemplo, la Gaceta del Gobierno de México fue establecida por un grupo de conservadores, cuya misión era defender los intereses de la monarquía, además de ser un vocero de las autoridades de la época.
A pesar de que, desde la Constitución de Apatzingan de 1814 ya se ponderaba la libertad para hablar y manifestar opiniones mediante la imprenta, en los hechos el periodismo siempre ha sido sometido a la censura y, en contrasentido, la corte complaciente le ha rendido tributo al poder y a los poderosos. Es esta prensa cuestionada, la que mucho tuvo que ver para los acontecimientos que nos fueron contados en los últimos tiempos, sobre todo los hechos históricos del siglo pasado y hasta de "entronizar" a…

LOS "PECADOS" DEL SANTO PADRE.

Todo pareciera indicar que a la Iglesia Católica le urge la canonización de Juan Pablo Segundo. Para muestra están los escándalos que la persiguen, sin abandonarla ni un ápice. La constante y sonante pederastia clerical, los malos manejos económicos de la Banca Vaticana, el lobby gay, la renuncia insólita y obligada de Benedicto XVI, la baja en las vocaciones sacerdotales y la perdida de fieles, más lo que se acumule esta semana, han manchado de tal forma al clero que urgen medidas monumentales para limpiar el "cochinero".

Según los expertos, volver santo a Karol Wojtyla, es una de las estrategias emprendidas para la reparación de daños. Eso lo sabe bien "Francisco", el Papa que representa el nuevo sentido de aparente "humildad" y "bondad" de esta Institución que quisiera, pero que en los hechos se resiste a cambiar. Es por ello que el Sumo pontífice argentino ha hecho oídos sordos a las voces que gritan a los cuatro vientos lo que ya nadie puede…